La dieta mediterránea es reconocida por la UNESCO como Patrimonio Cultural
inmaterial de la Humanidad.

También es considerada una de las dietas más sanas y sostenibles según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de la Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO).

La dieta mediterránea es una parte esencial de la identidad Mediterránea, la cual comprende un conjunto de destrezas, conocimientos, rituales, símbolos y tradiciones relacionados con la cultura, paisajes, estilo de vida y formas de trabajar que caracteriza este modelo único de desarrollo.

Con la globalización, en las regiones mediterráneas y en especial en las áreas rurales, existe la tendencia de perder las tradiciones locales y el saber hacer existente, debido a la falta de entendimiento del potencial de este patrimonio socio-económico. Como signatarios de la Declaración de la Dieta Mediterránea, reconocemos los valores y las prácticas culturales inherentes a la dieta Mediterránea, asimismo apoyamos los esfuerzos del proyecto Interreg de conseguir una mayor visibilidad y conocimiento holístico de la dieta mediterránea a través de todas sus dimensiones: Producción de alimentos, salud, cultura, educación, economía, turismo, desarrollo rural y sostenibilidad.

Solicita la adhesión aquí: